Corramos la Carrera

Nadie acepta a Jesucristo y su evangelio para perder, sino, para ganar las promesas prometidas a los que creen: la paz y tranquilidad en esta vida y en la otra, Salvación y Vida Eterna