imagen_post_planificacion_ano_nuevo_rtm_dominicana.jpg

La Planificación en el Año Nuevo

Estamos iniciando un año nuevo y necesitamos planificación y es probable que tengamos dudas, incertidumbres, deseos de triunfar y todo eso se mezcla como gran bola de nieve que sentimos que nos persigue cuesta abajo… necesitamos planificación.

Lo cierto es que todos necesitamos establecer metas y programar pasos concretos para alcanzar esas metas y para ello necesitamos de la planificación.

Para muchos quizás la "planificación" no es algo muy espiritual, pues entienden que restringe la "libertad" del Espiritu Santo en nuestras vidas. Para ello veamos que la Biblia nos tiene que decir al respecto.

28 Porque ¿quién de vosotros, queriendo edificar una torre, no se sienta primero y calcula los gastos, a ver si tiene lo que necesita para acabarla? 29 No sea que después que haya puesto el cimiento, y no pueda acabarla, todos los que lo vean comiencen a hacer burla de él, 30 diciendo: Este hombre comenzó a edificar, y no pudo acabar. 31 

Lucas 14:28-31, RVR1960

Este es uno de tantos pasajes bíblicos que hablan de la planificación y si vemos el contexto, nos daremos cuenta de que se estar refiriendo al llamado de seguir a Cristo: 25 Grandes multitudes iban con él; y volviéndose, les dijo: 26 Si alguno viene a mí, y no aborrece a su padre, y madre, y mujer, e hijos, y hermanos, y hermanas, y aun también su propia vida, no puede ser mi discípulo. 27 Y el que no lleva su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo. Lucas 14-25-27

Esto de por sí es interesante, porque Cristo está presentando el reto de ser su discípulo, el costo de serlo y el compromiso y para esto, requiere que pensemos y analicemos la propuesta que nos hacer.

imagen_post_planificacion_año_nuevo_rtm_dominicana

Veamos otros casos:

  • Dios planificó la creación y ejecutó de acuerdo a su plan. (Génesis 1)
  • Dios nos invita a que presentemos nuestros planes ante El antes de inicarlos. (Prov. 16:3)
  • Dios tiene planes y propósitos para nosotros. (Jer. 29:11)
  • Dios ha establecido un tiempo para cada cosa. (Ec. 3:1)
  • Dios nos revela sus planes. (1 Cor. 2:10)

La lista podría continuar, pero creo que el punto esta bastante claro. La planificación es necesaria y no es menos espiritual.

Teniendo esto en mente, aquí tienes algunas recomendaciones para iniciar una planificación adecuada en tu vida. Estos principios pueden ser aplicados a: la planificación familiar, planficicación financiera, educativa, personal, ministerial, etc.

  1. Establece objetivos claros, medibles y alcanzables. Una cosa es tener un deseo, sueño o anhelo, pero otra diferente es que esto sea un objetivo, medible y alcanzable. Ej. Imagina que deseas adquirir un vehículo que cuesta $100,000 y tu sueldo anual es de $10,000. Estas aspirando un vehículo que apenas generas el 10% anualmente del mismo. Esto no es un objetivo claro, medible o alcanzable. Esto es un sueño, un sueño prácticamente imposible. Por tal razón, el primer paso en tu planificación es tener objetivos claros, medibles y alcanzables.
  2. Establece los pasos para alcanzar el/los objetivo(s). Imagina que tienes que hacer para llegar a ese objetivo, establece esos pasos/acciones y asignales tiempo y costos si aplica. Estos pasos serán las paradas de tu ruta para llegar a tu destino.
  3. Revisa, rectifica, corrige. Recuerda que no somos infalibles, necesitamos revisar constantemente nuestros planes para confirmar que tan lejos o que tan cerca estamos de nuestro destino, así como también podemos confirmar si nos hemos desviado.
  4. Ora, Ora, Ora. Debes hacerlo antes de iniciar, durante y al final de todo el proceso. De hecho esta debe ser tu prioridad. Este no es el útlimo paso, sino que es el primero, el intermedio y el final. En esta lista es el número 4 para que lo recuerdes y lo tengas pendiente. Recuerda Proverbios 19:21 "Muchos pensamientos hay en el corazón del hombre; Mas el consejo de Jehová permanecerá. Dios es quien nos ayuda en nuestros planes futuros.

Estos consejos que compatidos, no buscan convertirse en una receta para el éxito en tu vida, sino mostrarte que cuando nos ponemos en la manos de Dios podemos iniciar acciones contando con su bendición y respaldo. Siempre recordando que todo lo que hagamos sea para la Gloria de Dios. Busca que tu planificación busque dar gloria a Su Nombre.

Cuando nos centramos en Dios, cuando nuestra mente está saturada por Su Palabra, tu mente será transformada como plantea Romanos 12:1-2: Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

Procura que Dios se convierta en el centro de tus planes e iniciarás este año nuevo con la planificación adecuada. La garantía no está en la planificación, sino en confiar en Dios, en Su soberanía. Debemos recordar esto, de hecho debe ser el centro de todo plan que podamos hacer.

Encomienda a Jehová tu camino, Y confía en él; y él hará.

Salmos 37:5

Como creyentes, discipulos e hijos de Dios, nosotros no podemos hacer las cosas como las hacen las personas que no tienen a Dios en el centro de sus vidas, debemos planificar, agendar y realizar planes guiados por el Espíritu Santo, a quién Dios nos ha provisto como nuestro parakleto, nuestro ayudador y que de acuerdo a lo que Cristo nos dijo, nos convenía que El viniera.

Ora y encomiéndate al Señor para la planificación del año nuevo.

Escrito por Jehiel Ortiz

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.